SEXO CON CAMIONEROS 2

Primero quiero agradecer a los que me han comentado mi primer relato la comprensión, ya que como dije al despedirme no quería ofender, sino que quería transmitir en lo posible como pensaba yo y lo que sentía cuando sucedieron los hechos. Así que animado, sigo contándoos mi historia.

La mañana siguiente de mi polvo de la utopista lo recordaba como irreal, sabía que había sucedido pero me costaba admitírmelo a mi mismo, la imagen de aquel tío que me había follado sin contemplaciones me volvía continuamente, su culo blanco atravesado por mi polla y sus gritos ahogados diciéndome que le estaba haciendo daño, rogándome una suavidad que no le di... Si no hubiera sido porque Roque, mi cuñado, lo había presenciado todo y percibía en su mirada burlona que esperaba algún comentario, lo hubiera borrado de mi mente y no se si alguna vez hubiera llegado a más.

Roque me notaba violento y no decía nada, los dos estábamos tensos haciendo como si no hubiera pasado nada, yo sabía que tenía que decir algo pero no tenía ganas y el supongo que esperaba que yo me lanzara. Pasamos el día en la carretera y al caer la noche paramos en un área de servicio para ducharnos, cenar y dormir en la cabina. Naturalmente la ducha era de las públicas pero las cabinas son individuales por lo que agradecí encontrarme a solas para que Roque no viera la tremenda erección que me había acompañado durante casi todo el día.

A veces pillábamos alguna habitación en hoteles de carretera y allí era difícil no vernos desnudos, aunque si me lee algún hetero me creerá si digo que hasta esa fecha me hubiera sido difícil describir a mi cuñado en pelotas, lo había visto sin fijarme igual que él a mi me imagino. Roque a sus 42 años, no tenía mal cuerpo, aunque lo sobraban algunos kilos, sobretodo en la tripa incipiente, brazos y piernas fuertes con bastante vello y creo que no mal dotado aunque como ya dije yo le superaba con mis 22cm. De hecho todo yo soy mas grandote, no soy un cuerpazo, pero mido 1’86, un palmo más que Roque, y sin ser gordo tampoco tengo un cuerpo muy definido, un tío normalote me imagino. A diferencia de Roque, yo tengo poco vello, algo en piernas y brazos, pero clarito y suave, soy más rubio, incluso hay quien dice que me parezco al príncipe Felipe físicamente para que os hagáis una idea.

Como decía ese día estaba en la ducha empalmado como un burro, intentando vencer la tentación de pajearme cuando oí la voz de mi Roque;

Joder cuñado!, menuda tranca calzas, no me extraña que la maricona de ayer se quejara!

Azorado vi por el rabillo del ojo que Roque me observaba por encima de la media puerta que cerraba la cabina de la ducha, y lo peor era que acababa de romper el pacto de silencio. Cortado al verme descubierto en plena erección, me di la vuelta al instante, pero ofrecerle la espalda sabiéndome con el culo al aire no me hizo sentir mejor. Medio enjabonado todavía tiré de la toalla y cubrí saliendo de la ducha sin saber que decir. Roque se dio cuenta de cómo me sentía.

No te cortes hombre! Si yo estoy igual, mira – se abrió la toalla que llevaba enrollada a la cintura y sin ningún pudor me mostró su polla erguida.

No es que quisiera mirarlo, pero no pude evitar fijarme en el cilindro de carne dura que se levanta entre sus piernas. Le había visto en pelotas otras veces pero nunca empalmado salvo la noche anterior en que más que ver había intuido, ahora lo tenía a unos centímetros de mi, y aunque sólo le lancé una mirada fugaz pude ver que sin alcanzar mi talla Roque disponía de un buen rabo, cabezón y surcado de venas, rodeado de una mata espesa de vello negro, del que pendían unos huevos, estos si, mucho más grandes que los míos que apenas me colgaban.

Hoy estamos en mal sitio, no se si encontraremos algún agujero donde meterla por aquí – dijo metiéndose en la ducha y empezando a enjabonarse sin cerrar la puerta – habrá que cascársela.

Sin decir nada me eché el chándal encima a toda prisa y salí hacia el camión aun medio mojado, al cabo de unos diez minutos vi llegar a Roque, lentamente, como siempre. Cuando llegó a mi sentí que tenía que decir algo sino quería que volviera al tema.

Roque, tenemos que hablar – me miró sin contestar – prefiero que olvidemos lo de anoche, fue solo un mal momento y además no quiero problemas con Adela, yo...

Corta el rollo cuñado – me dijo levantando las manos pidiendo paz – tu sabrás lo que haces, yo no vi nada, ni se nada si es lo que quieres oír, pero que conste que me parece una gilipollez y... supongo que puedo contar contigo porqué yo pienso seguir haciéndolo y no me gustaría que Elvira...

No, tranquilo, yo tampoco se nada – le corté.

Entendido entonces, nada que hablar, a dormir.

Respiré tranquilizado. Pasaron un par de meses sin que volviera a salir el tema, cuando estábamos en ruta, de vez en cuando Roque desaparecía un rato por las áreas de descanso, yo le veía regresar acomodándose la ropa y veía otros tíos saliendo de la maleza pero no hacía preguntas. Para mi desazón cuando el estaba fuera me excitaba más de lo normal pensando en lo que estaría haciendo, y acababa pajeándome furtivamente pensando en ello, temeroso de que me lo notara.

No tardé mucho en empezar a espiarlo, avergonzado de mi mismo, esperaba a que se perdiera en la maleza y lo seguía, protegido por la oscuridad y los árboles buscaba el sexo furtivo, espiaba y me pajeaba mirando. Normalmente lo sorprendía con la polla metida en la boca de algún desconocido, a veces solo se hacía mamar el rabo, otras veces el desconocido se incorporaba, se bajaba los pantalones y apoyado en algún árbol o con las manos sobre sus propias rodillas le ofrecía el culo y Roque se lo follaba ante mis ojos. Nunca me acercaba lo suficiente para ver bien, pero intuía perfectamente lo que hacían y oía los gruñidos de gusto, me gustaba ver las nalgas de mi cuñado asomando entre sus ropas y bombeando sobre el desconocido... A veces eran más de dos, otros tipos se acercaban y se unían a ellos, cuando esto pasaba me excitaba mucho, nunca vi a cuñado hacerle nada a aquellos tíos, realmente los usaba como me había dicho; bocas y culos en los que se desahogaba, agujeros donde meterla.

Cuando eran más de dos, hasta cinco una vez, los desconocidos a veces se entregaban a otras prácticas, caricias, besos, cambios de rol – esto me sorprendía mucho – y algo me daba mucho asco pero de lo que no podía apartar la mirada; a veces se lamían los culos. Eso era algo que yo no hubiera hecho nunca ni con una mujer, pero ver a un tío con la cara hundida entre las nalgas de otro y suponer que le lamía el ojete me hacía acelerar el ritmo de mi pajeo. Para mi sorpresa a mi cuñado parecía gustarle porque a menudo daba su culo a comer a los desconocidos sin reparo aparente, más bien al contrario, se lo dejaba hacer gustoso, y a veces, sujetando la cabeza del otro le restregaba el culo por las narices sin ningún pudor.

El tipo de tíos con que se lo montaba era muy variable, la mayoría eran de más o menos de nuestra edad, de vez en cuando alguno joven, los menos, y a veces alguno más maduro. No parecía importarle mucho, aunque me di cuenta que cuando el tipo no era atractivo, maduro ó gordo, normalmente sólo usaba su boca, con la polla o con el culo hasta descargar y lo dejaba tirado pasando de él. Realmente los usaba como agujeros, tal como me había dicho. En cuanto notaba que se corría, yo, me hubiera corrido o no salía disparado hacia el camión, ya que sabía que no tardaría en volver y no quería que me pillara espiándolo. Alguna vez no lo encontré, pero me consolaba si descubría a otros tíos en prácticas similares aunque con el riesgo de regresar más tarde que Roque, lo cual me sucedió en alguna ocasión y para ello me acostumbré a llevar un rollo de papel higiénico para que creyera que venía de hacer mis necesidades. Recuerdo que en esa época me sorprendía observando a los desconocidos, casi ninguno se ajustaba a la idea que yo tenía de un "maricón", afeminado y con mucha pluma, la mayoría no hubieran llamado la atención por la calle, varoniles, algunos musculosos, algunos que parecían compañeros camioneros, otros trajeados como el que me follé yo, alguno con aspecto de señor respetable, no se, normales, y en cambio se dejaban dar por el culo y chupaban pollas y culos como putas con evidente gusto.

Recuerdo que un día vi algo insólito, lo encontré con los pantalones bajados aplastando las nalgas contra la cara de un tipo gordo que gruñía como un cerdo mientras lo lamía. Me pareció cómico, y me sorprendió que el gordo estuviera totalmente en pelotas, ya que normalmente solamente tenían los pantalones bajados, y además llevaba un collar de perro atado al cuello. El gordo le separaba las nalgas, miraba extasiado entre ellas y volvía a chupetear y gruñir, mi cuñado, con las rodillas algo dobladas se dejaba hacer mientras fumaba un cigarrillo. En un momento dado, el gordo metió una mano entre las nalgas y me parece que intentó introducirle un dedo en el ojete porque Roque se incorporó como si le hubieran pulsado un resorte y, girándose, le soltó un fuerte bofetón en toda la cara. Creí que el tema se acabaría ahí, por lo que me pareció un mal rollo, pero tras decirse algo que no entendí, Roque se subió un poco los pantalones y se dio la vuelta mostrándole la polla, el gordo, de rodillas, se la miraba con la boca abierta y cuando yo me estaba preguntado que esperaba para chupársela lo vi. Del rabo de mi cuñado salió un chorro de orina y tras unos segundos una larga meada que cayó directamente en la boca del gordo. Asqueado vi como el gordo tragaba el meo sin hacer nada para esquivarlo e inconscientemente, retrocedí sin mirar y tropecé cayendo al suelo estrepitosamente. Desde el suelo vi a Roque que miraba hacia donde yo estaba y por un momento temí que me hubiera visto, pero terminó de mear y le hundió la polla en la boca al gordo sin volver a mirar hacia mi. De todas formas, no me quise arriesgar más y volví hacia el camión con el corazón acelerado.

A salvo en la cabina, me pajeé a toda prisa pensando en las marranadas que hacía mi cuñado con aquellos tíos pensando que no tardaría en volver. Pero tardó bastante, lo que me sorprendió ya que el gordo no era el tipo de tío que se solía follar. Al fin lo vi llegar como siempre, ajustándose los pantalones y con un pitillo entre los labios. Empezamos a cenar como si nada hablando de tonterías hasta que de repente me soltó;

Por cierto cuñado, no me importa que me espíes pero procura no hacer ruido, corta un poco el rollo sabes?

Que quieres decir? Yo no...

Venga hombre, por lo menos no me tomes por gilipollas, te crees que no te he visto nunca cascándotela detrás de los árboles? Si te conformas con mirar por mi vale, ya te dije que es tu problema, pero no te creas que no nos damos cuenta.

Roque yo... – el saberme pillado me hizo arder las mejillas – bueno he ido a cagar y te he visto si pero te juro que no quería...

Ya, ya, ya... venga hombre, que no pasa nada, a la mayoría le molan los mirones, pero a alguno le corta, piensa que muchos son casados y quieren discreción.

Casados? Y porque hacen estas cosas? – no pude seguir fingiendo intrigado por la curiosidad.

Coño! Pues como tu y yo, porque les gusta y porqué sus mujeres no le dan lo que quieren. O me dirás que tu mujercita, que no se deja follar el culo y te la chupa de uvas a brevas te come el ojete todo los días.

No.. pero es que eso es una guarrada tío – respondí azorado.

Pues será, pero es un gustazo y si te lo miras bien, meterle la lengua en el chocho a una tía tampoco es muy higiénico y bien que te gusta.

No seas cerdo tío, es diferente, y sino porque no se lo comes tu...

Ahhh, o sea que si miras como me lo comen eh? – no contesté sabiéndome pillado – No te confundas, ya te dije que no me van los tíos, yo paso de chuparles nada y mucho más de que me la metan, pero si a ellos les gusta a mi me va bien. Y si una mujer me chupara el agujero del culo me gustaría igual.

Sorprendido por la naturalidad con que hablaba de esas cosas no supe que decir, quería acabar la conversación pero en el fondo me sentía excitado. Al finzal alcancé a reconocer;

Bueno supongo que si esta limpio...

Y si no lo está para algunos mejor, en cualquier caso no es mi problema, ya has visto como tragaba el de hoy no?

Bueno, te has pasado un poco no?

Que va, si me lo ha pedido el, era un sumiso, hay gente que le gusta que la humillen, se relamía de gusto.

En serio? Hay gustos que merecen palos, tragarse una meada, que asco tio.

Lo has visto todo?

Si he visto como te meabas en su boca. Que cabrón tío.

Ya te he dicho que me lo ha pedido, no me va especialmente pero si me lo piden me da morbo, además después de cómo hemos empezado eso ya era lo de menos. – Vio que lo miraba sorpendido – o no estabas desde el principio.

Si he visto, como te comía el... culo. – Confesé azorado de mis propias palabras.

Bueno, más que comerlo me lo limpiaba – Rió sin mirarme a la cara.

Que quieres decir? – No contestó y temí lo peor – No que dirás que...

No, no te lo dire – rió entre dientes – lo dejo a tu imaginación, de hecho hasta a mi me corta decirlo, pero bueno, me lo ha pedido, no lo había hecho nunca y me ha picado la curiosidad y como tenia ganas... – reprimí una arcada intuyendo lo que me quería decir – bueno, no sigo que se me revuelve el estomago, por hoy ya vale de confesiones – rió entre dientes – pero te repito cuñado, ya eres mayorcito para pajearte mirando, a ver si te quitas las manías de encima y te apuntas alguna vez.

No puedo Roque, ya te lo dije.

Bueno, pues tu mismo, pero me jode que me tomes por una película porno.

No lo haré más, en serio, no te cabrees conmigo.

No me cabreo pero bueno... en fin, a dormir que es tarde.

Aquí acabó la conversación y mi etapa de mirón, en los siguientes meses me reprimí y dejé de espiar sus escapadas, empalmado como un burro esperaba que volviera sin hacer preguntas hasta que al cabo de un tiempo... Pero bueno eso es otra historia que si os apetece os seguiré contando.

Aquí podrás ver cientos de videos y chat en directo con nuestros chicos, y programas de sexo en total EXCLUSIVA en total ANONIMATO y sin Tarjeta de Crédito.... 

ENTRAR

 

Series de Fotografías

Pincha las series que mas te gusten
GRANDES PENES
SEXO ANAL
GAY AMATEUR
FOTOS ARTÍSTICAS
CHICOS ASIÁTICOS
CARTOONS GAY
CHICOS CACHAS
CHICOS DE COLOR 
PAREJAS GAY
CHICOS EN EXTERIORES
HOMBRES GUAPOS
JOVENES
MODELOS JOVENES
SEXO ORAL
SADO GAY
TRIOS Y ORGIAS GAY
CHICOS DE UNIFORME
MASTURBACION GAY
 

WEBS AMIGAS

 
 
 
 
 

CONECTAR

OTRAS SECCIONES
* RELATOS EROTICOS
* JUEGOS EROTICOS
* HOROSCOPO
* BROMAS
 
 

VOLVER A FOTOS GAY